Karl Gustav JUNG Y PSICOANÁLISIS FREUDIANO

Por Dr. Ismail YILDIZ, Médico Psicoanalista, Profesor de Psicoanálisis, Bogotá, Colombia.
Miembro Titular de Asociación Psicoanalítica Colombiana (APC, ver psicoanalistas miembros), Federación Psicoanalítica de América Latina (FEPAL, para psicoanalistas de AL) y de International Psychoanalytical Association (IPA, para psicoanalistas del “Mundo”).
MEDICENTRO. Calle 93B No.17-26, Consultorio 406. Bogotá, Colombia. Tels: (57) (1) 618 26 29/25 18
La terapia psicoanalítica por Internet (videoconferencia usando skype) es también posible. Para más información puede consular el link “PSICOANÁLISIS ONLINE (videoconferencia)“.
La persona que desea una primera entrevista para un tratamiento psicoanalítico puede concertar una cita llamando a mi secretaria (Tels: (57) (1) 618 26 29/25 18) o escribiéndome por Contactarme del menú o un email a iyildiz07@outlook.com
La primera entrevista vale 180 000 $CO, o 60 dólares US. Sesiones siguientes pueden ser eventualmente menos que esta suma, según la situación de cada paciente.

Karl Gustav JUNG Y PSICOANÁLISIS FREUDIANO

Psiquiatra suizo, fundador de psicología analítica.

El segundo disidente importante de la historia del movimiento psicoanalítico.
En este breve resumen histórico describiré los motivos principales de separación de Jung y algunas de sus teorías propias que desarrolló. Incluiré también ciertas consideraciones personales.

Fue amigo y discípulo de Freud entre 1907 y 1913. Viajaron juntos, y con Sándor Ferenczi y Ernest Jones, a Estados Unidos en 1909, donde Freud dictó sus Cinco Conferencias en la Clark University.

Aparte de algunas visitas, tuvieron mucha correspondencia (359 cartas). Jung tenía desacuerdos con Freud sobre sus concepciones de entonces de la sexualidad infantil, el Complejo de Edipo y la libido. Lo que le acercaba a Freud era la fascinación de una obra en la cual creía encontrar la confirmación de sus hipótesis sobre las ideas fijas subconscientes, las asociaciones verbales y los complejos.

Jung, durante siete años, se entusiasmó con el aspecto espiritual de la aventura psicoanalítica. En cuanto a Freud, el apego y el amor que tuvo por Jung atestiguan una voluntad salvaje de salvar al psicoanálisis del gueto de la judeidad vienesa.
Convertido en el príncipe heredero de la causa, entre 1907 y 1909, Jung fundó la Sociedad Sigmund Freud de Zurich. En 1910, en Nuremberg, fue elegido primer presidente de la Inrnactionale Psychoanalysche Vereiningung (IPV), la futura International Psychoanalytical Association (IPA).
1912, la fractura entre dos hombres se hizo evidente cuando Jung preparaba la publicación de su libro “Transformaciones y símbolos de la libido”. Había un desacuerdo completo sobre la teoría de la libido. Jung trató de convencer a Freud de la necesidad de que desexualizara su doctrina, y la ruptura se consumó en 1913.

En 1914 nombró su movimiento como psicología analítica.

En 1919 Jung elaboró la noción de arquetipo, para definir una forma inconsciente preexistente, que determina al psiquismo y provoca una representación simbólica que aparece en los sueños, el arte o la religión. Los tres arquetipos principales son el animus (imagen de lo masculino), el anima (imagen de lo femenino y el selbst (sí-mismo), verdadero centro de la personalidad.  Los arquetipos constituyen el inconsciente colectivo, base de la psiquis, estructura inmutable, especie de patrimonio simbólico de toda la humanidad. Esta representación de la psique se completa con “tipos psicológicos”, es decir, caracteres individuales articulados en torno a la alternancia introversión/extraversión, y con un proceso de individuación que lleva al ser humano hacia la unidad de su personalidad a través de una serie de transformaciones (los estadios freudianos). De este modo el niño emerge del inconsciente colectivo para dirigirse a la individuación, pasando por asunción (asumir) del anima y el animus.

Con sus estudios de culturas llamadas “arcaicas” Jung adoptó las tesis de la psicologías de pueblos, afirmando que existen diferencias radicales entre las “razas”, las culturas y las mentalidades.

En 1934, en un texto titulado “La situación presente de psicoterapia” adoptó posiciones claramente antisemitas.

Después de distinguir el inconsciente “ario” del inconsciente “judío”, Jung subrayaba que el primero posee un “potencial superior al segundo”, y añadía que el judío “tiene algo de nómade y es incapaz de crear una cultura propia: todos sus instintos y sus dones exigen para desarrollarse un pueblo-anfitrión más o menos civilizado”. Finalmente, recordando a Freud, decía “Freud no comprendía en absoluto la psicología alemana, como tampoco comprendía sus epígonos germánicos. El grandioso fenómeno de nacionalsocialismo, que el mundo entero contempla con ojos sorprendidos, ¿los ha iluminado?”.

Si bien el antisemitismo de Jung no tomó nunca la forma de un compromiso militante, sus afirmaciones antiigualitarias lo llevaron a convertirse en instrumento de la política de nazificación de la psicoterapia alemana, en tiempos de dominio de ideología Nazi.
Fuente. Roudinesco E. y Plon M. Diccionario de psicoanálisis. 1998, Ed. Paidos, págs: 579-584.

 

Comparto Obras Completas de S. Freud. Ed. Amorrortu.
https://drive.google.com/drive/folders/0BzJ4RJJWdzgqVXZkb3JORmtCeFU